El papa Francisco pidió el domingo la liberación de seis monjas que fueron secuestradas hace un mes en su convento en Nigeria.

El pontífice hizo el llamado durante su homilía del domingo a los fieles congregados en la Plaza de San Pedro. Rezó para que las monjas y “todas las personas que se encuentran en esta dolorosa situación" puedan recuperar la libertad a tiempo para regresar a sus casas por Navidad. Después condijo a turistas y peregrinos en una oración por las religiosas.

Francisco se sumó a la petición de los obispos de Nigeria por las seis Hermanas del Corazón Eucarístico de Jesús, que fueron secuestradas hace alrededor de un mes en Iguoriakhi, Nigeria.