Elba Esther Gordillo, que encabezaba el poderoso gremio de maestros en México, pasó el sábado a arresto domiciliario mientras se defiende en un caso de presunto lavado de dinero, transferencia que genera conjeturas de que se trate de un posible acuerdo político antes de las elecciones de 2018.

La ex líder sindical fue trasladada antes del amanecer de una clínica en la que estaba detenida a su apartamento en un elegante barrio de la Ciudad de México, donde se le iba a colocar una guardia de 24 horas.

Gordillo, de 72 años, estaba en una camilla y cubierta con una sábana blanca, según imágenes de la prensa local. La naturaleza exacta de su estado de salud se desconocía hasta el momento, pero su abogado ha dicho que sufre de un mal degenerativo crónico.

Fue arrestada en el 2013 bajo sospechas de malversar millones de dólares del gremio. Un cargo de lavado de dinero sigue pendiente casi cinco años más tarde, y ella no ha sido declarada culpable.

Según Foro TV, su abogado Marco Antonio del Toro dijo que el caso contra Gordillo “no tiene el más mínimo sustento” y su inocencia será establecida “en su momento”.

En días recientes, la Procuraduría General de la República abandonó su apelación a una orden judicial que le concedió arresto domiciliario a Gordillo. Eso ocurrió luego que el Partido Nueva Alianza, fundado por ella, se integró a una coalición con el gubernamental Partido Revolucionario Institucional con vistas a los comicios del 1 de julio.

Del Toro negó que hubiese maniobras tras bambalinas.

“Este es un tema absolutamente jurídico, no tiene ningún tipo de connotación del orden político”, afirmó, según reportó Foro TV.

El candidato presidencial priísta José Antonio Meade expresó esa posición esta semana, al señalar que “la correlación no es coincidencia, la correlación no es causalidad”.

Nueva Alianza ha tratado de distanciarse de la ex líder gremial tras su arresto.

Gordillo, a quien se conoce como “La maestra”, llevaba un estilo de vida lujoso _ropa y bolsas de mano de diseñador, propiedades en el sur de California valoradas en millones de dólares_ e influía tras bambalinas en el poder político en México.

Fue arrestada después de que intentó movilizar a miembros del sindicato contra las reformas educativas que redujeron gran parte del poder del gremio al ser implementadas por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, que también es priísta, cuando empezaba su período.