Alabama, uno de los estados más conservadores del país, con uno de los mayores electorados evangélicos, envía a un defensor de los derechos al aborto al Senado estadounidense, pese a los esfuerzos del Partido republicano de describir al demócrata Doug Jones como un inaceptable extremista sobre el tema.

Ciertamente, cualquier análisis sobre el significado del triunfo de Jones sobre Roy Moore para otras contiendas electorales requiere una advertencia: el candidato republicano fue suspendido un par de veces de la Corte Suprema de Alabama y fue acusado de abuso sexual contra menores, antecedentes que dieron a Jones un cargo en un estado que no había elegido a un senador demócrata desde 1992.

Pero Jones no podría haber ganado sin los votos de republicanos conservadores que se oponen al aborto, y eso es justamente lo que sucedió.

Los resultados de los sondeos a pie de urna mostraron que Jones obtuvo un tercio de los votos de electores que consideran que el aborto debería ser ilegal en la mayoría de los casos, y 27% de quienes desean que sea prohibido por completo.

Tales cifras sugieren que el aborto no necesariamente fue un tema decisivo en las elecciones legislativas de 2018.

El aborto “sigue siendo una línea divisoria en la política estadounidense", afirmó el encuestador republicano Greg Strimple, que realiza sondeos entre los votantes para el Fondo de Liderato Congresal, el comité de acción política respaldado por Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, y que ayuda a defender la mayoría republicana en la cámara baja.

Pero la postura de un candidato respecto al aborto moviliza sólo parte de la base de votantes de ambos partidos, y para la mayoría del electorado en medio, "es un tema secundario", de acuerdo con Strimple.

Se argumenta que esta contienda fue inusualmente desagradable para los conservadores, al obligarlos a elegir entre un demócrata y un hombre acusado de abusar sexualmente de adolescentes. Pero resulta claro que el apoyo de Jones a la legalización del aborto no fue una condición como para recibir el suficiente respaldo de los republicanos para ganar por un margen de 20.000 votos, de los más de 1,35 millones emitidos.

___

La periodista de The Associated Press Kim Chandler contribuyó a este despacho.

___

Barrow está en Twitter como https://twitter.com/BillBarrowAP.