Austria virará a la derecha con un nuevo gobierno en el que un partido nacionalista ocupará ministerios clave, en tanto el jefe de un partido conservador será el jefe de gobierno más joven de Europa, de acuerdo con detalles dados a conocer el sábado.

Bajo el acuerdo sellado el viernes por la noche, Sebastian Kurz, de 31 años y jefe del Partido Popular Austríaco, será canciller, en tanto el líder del Partido de la Libertad, Heinz-Christian Strache, será vicecanciller y ministro de deportes y la función pública.

“Esta puede ser la base de un cambio real en Austria”, dijo Kurz a la prensa al presentar el programa del gobierno.

El documento comienza con una declaración que ratifica el compromiso de Austria con la UE y otras organizaciones internacionales, y afirma que no se permitirán referendos como el que dio llugar al Brexit.

“Solo en una Europa fuerte puede haber una Austria fuerte, en la que podamos aprovechar las ventajas del siglo XXI”, dice el documento.

Sin embargo, se prevé un giro a la derecha ya que ambos partidos hicieron campaña sobre la necesidad de mayores controles a la inmigración, la deportación rápida de las personas a las que se rechaza sus peticiones de asilo y la represión del radicalismo islámico

El Partido de la Libertad tendrá otros ministros y un viceministro, incluidos los de Interior, Defensa y Relaciones Exteriores, informó la agencia Austria Press Association. Además de la cancillería, el Partido Popular tendrá siete ministros y un vice, entre ellos los de Hacienda, Economía y Justicia.

El partido de Kurz, que ganó la mayoría en la elección del 15 de octubre, inició inmediatamente negociaciones con el Partido de la Libertad.

El presidente Alexander Van der Bellen dijo al recibir el acuerdo de coalición con las designaciones a los ministerios, dijo que no veía impedimentos a tomar protesta al nuevo gobierno la semana próxima y los dirigentes de ambos partidos también aceptaron, informó APA.

Kurz es ministro del Exterior del gobierno saliente del canciller Christian Kern, un socialdemócrata de centroizquierda. Ha destacado la importancia de seguir un rumbo europeísta y se espera que tome el timón en asuntos europeos, aunque el Partido de la Libertad, tradicionalmente euroescéptico, tendrá el ministerio del Exterior.

Después de las reuniones con Kurz y Strache, Van der Bellen dijo que le aseguraron que el enfoque “proeuropeo” era de máxima importancia para el nuevo gobierno.

“En estas conversaciones, acordamos entre otras cosas que conviene a los intereses nacionales de Austria permanecer en el centro de una Unión Europea fuerte y participar activamente en el desarrollo futuro de la Unión Europea”, afirmó.