Un estallido de fuegos artificiales el viernes en la región central de México dejó cuatro muertos y cinco personas hospitalizadas en plena temporada navideña.

La explosión matutina en el poblado de San Lorenzo Octeyuco dañó cuatro de seis inmuebles en una propiedad donde se fabricaba y almacenaba pirotecnia, informó el gobierno del Estado de México en un comunicado. No proporcionó la causa del estallido.

Los fuegos artificiales son un elemento esencial de las festividades de fin de año en México, incluida la Navidad, el Año Nuevo y las celebraciones a la Virgen de Guadalupe.

Las explosiones de estos artículos son relativamente comunes en el país. Se critica que las medidas de seguridad y la supervisión del sector son laxas.

El 20 de diciembre de 2016 se produjo un estallido en cadena en un mercado de fuegos artificiales al aire libre en las afueras de la Ciudad de México, en el que murieron 36 personas.