El ministerio Público salvadoreño inició el viernes el proceso de embargo de 34 inmuebles, incluyendo varios medios, del expresentador y empresario televisivo Jorge Hernández, al que vinculan con una estructura ligada al expresidente Tony Saca y que según las autoridades lavó 8,1 millones de dólares de fondos públicos.

La Fiscalía General informó que entre las propiedades intervenidas figuran casas, fincas, ranchos de playa, el periódico digital La Página, Orbita TV y Orbita Radio. También se allanó el canal 29 Gente TV, cuya frecuencia es compartida entre Hernández y gente ligada al partido en el poder Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

De acuerdo con las autoridades, el dinero fue distribuido en dos de las empresas de Hernández: Marketing Services _que recibió 5,2 millones de dólares_ y RYM que captó 2,7 millones. El expresentador _que está detenido desde noviembre_ creó una decena de empresas que triangulaban el dinero de los fondos que salían de la Casa Presidencial y terminaba en cuentas del exmandatario, según la fiscalía.

Al allanar el canal de televisión, el jefe fiscal de la Unidad de Extinción de Dominio, Alexis Ayala, explicó que “nosotros no vemos esto como un medio de comunicación, sino como sociedades”. Según registros oficiales, el 99% de las acciones del canal 29 están a nombre de Hernández.

“Hay otras personas involucradas (que no identificó) y se puede advertir que son solo prestanombres”, agregó Ayala.

La Fiscalía asegura que el expresentador televisivo recibió en 2006 la propuesta de lavar dinero proveniente de los fondos asignados a la presidencia de la República, y al aceptar le dieron una serie de beneficios y más de 800.000 dólares.

Según las investigaciones, Saca, de 52 años, abrió cinco cuentas en los bancos locales que se alimentaban de fondos de la Cuenta Institucional Subsidiaria del Tesoro Público. El dinero llegó a las empresas recién creadas y concluyó en cuentas de Saca.

La Fiscalía informó que mantiene una investigación para determinar si la extracción de fondos públicos de las cuentas de la presidencia de la república habría continuado durante la administración del exmandatario Mauricio Funes (2009-2014).

Saca, que gobernó el país de 2004 a 2009, fue detenido el 30 de octubre de 2016 y está encarcelado en el penal La Esperanza, conocida como la “cárcel de Mariona”. Las autoridades sostienen que desvió al menos 246 millones de dólares y que, de ese monto, unos 116 millones fueron cobrados en efectivo y remitidos a cuentas particulares de empleados de la Casa Presidencial y luego transferidos a cuentas y empresas, algunas del exgobernante.

De ser encontrado culpable, el exmandatario podría ser condenado a un máximo de 32 años de prisión.

Saca también enfrenta un juicio civil por enriquecimiento ilícito. La fiscalía lo acusa de incrementar su patrimonio en 3,9 millones de dólares cuando fungió como presidente, mientras que su esposa, Ana Ligia Mixco, enfrenta una denuncia por no justificar el origen de más de 589.000 dólares.