Dos de las senadoras más prominentes de Estados Unidos enviaron el jueves un aviso en el que dicen que esperan cambios en las prácticas del Capitolio para lidiar con denuncias oficiales por parte del personal del Congreso.

La republicana Susan Collins y la demócrata Patty Murray señalaron en una carta dirigida a la cúpula del Senado y a su poderosa Comisión de Asignaciones Presupuestarias, que los asistentes que denuncien ser víctimas de acoso sexual no deberían tener que pasar por periodos para “enfriar” la situación ni por mediaciones.

Las mujeres cuentan con gran autoridad en la Comisión de Asignaciones Presupuestarias y afirman que la ley de gastos debe incluir medidas para mejorar la capacitación sobre acoso sexual y para realizar cambios a la manera como se manejan las denuncias. Murray es la mujer demócrata de mayor rango en el Senado y Collins cuenta con esa misma distinción entre las mujeres republicanas.

Collins y Murray señalaron que el personal de apoyo que experimente acoso también debería tener acceso a “recursos confidenciales independientes” que les brinden asesoría durante el proceso de denuncia.

El mes pasado, el Senado aprobó de manera unánime una resolución que obliga a senadores y personal a participar en una capacitación de acoso laboral, una medida que Collins y Murray definieron como un “buen primer paso”.

El Congreso ha tenido por mucho tiempo una cultura de proteger a sus miembros. Los procedimientos actuales para el manejo de denuncias y maltratos por parte de los empleados requieren, por ejemplo, que las víctimas participen en una orientación y una negociación de manera obligatoria, y un periodo de pausa antes de presentar una acusación.

Collins y Murray señalan que eso debe cambiar, por lo que se requeriría enmendar la Ley de Responsabilidad del Congreso de 1995.

“Cuando los empleados experimentan un acoso, deberían tener acceso a recursos confidenciales independientes para recibir asesoría y asistencia a través del proceso de resolución de denuncias”, escribieron Collins y Murray. “Ese proceso deberían mejorarse para que los plazos arbitrarios y los procesos obligatorios, como los periodos de ‘enfriamiento’, orientación y mediación, no desalienten la presentación de la denuncia”.

Se prevé que el Congreso promulgue una iniciativa de gastos el próximo mes, que podría ser un vehículo para atender el asunto.