Un autobús escolar y un tren regional chocaron el jueves en el sur de Francia, en un accidente en el que murieron cuatro niños y otros 11 pasajeros del autobús resultaron heridos de gravedad, informó el ministerio del Interior de Francia.

Una televisora local tuiteó fotos de la escena en las que se muestra al tren descarrilado y al autobús partido por la mitad, además de algunos socorristas en la zona.

El primer ministro francés Edouard Philippe, quien se trasladó vía aérea hacia el lugar de los hechos la noche del jueves, dijo que las autoridades aún desconocen la causa del accidente en el cruce de Millas, a unos 15 kilómetros (9 millas) al oeste de Perpignan, cerca de la frontera con España.

“Aún no determinamos las circunstancias de este terrible drama”, declaró Philippe.

El funcionario confirmó que se realizan dos investigaciones del accidente.

La autoridad ferroviaria de Francia SNCF dijo que los testigos describieron que las puertas de cruce funcionaban de forma adecuada. La presidenta regional Carole Delga dijo a la radiodifusora France-Info que “aparentemente no hubo fallas mecánicas en el cruce”.

Sin embargo, el director de la administración regional, Philippe Vignes, dijo a la prensa que los investigadores examinarán si es que todo funcionaba de manera adecuada y revisarán los reportes sobre el reciente robo de las baterías del sistema automático de cierre.

Siete de los lesionados y algunos de los muertos aún no eran identificados la noche del jueves, señaló.

Alrededor de 70 bomberos, 10 ambulancias y cuatro helicópteros llegaron al lugar.

El autobús llevaba a los niños de la escuela Christian Bourquin, en la localidad de Millas, hacia sus casas. A bordo viajaban alrededor de 20 niños de entre 11 y 15 años de edad, según las autoridades locales.