La principal red de narcotráfico y crimen organizado de Colombia, el Clan del Golfo, anunció un cese unilateral de los ataques contra las autoridades.

El grupo señaló en un comunicado de prensa publicado en su página de internet que “los colombianos merecemos la oportunidad por primera vez en la historia de vivir en adelante sin las zozobras del conflicto armado... Por esta razón declaramos un cese unilateral de acciones militares ofensivas en todo el territorio nacional a partir del 13 de diciembre”. La misiva no aclaró hasta cuándo se mantendrá el cese.

En un acto público en la ciudad de Medellín el presidente Juan Manuel Santos celebró el jueves el anuncio y sostuvo que “cualquier acto de disminuir la violencia en este país es bienvenido, pero eso no quiere decir que vamos a cesar nuestra presión contra esa organización”.

Agregó que “si esa organización quiere someterse a la justicia bienvenida sea, pero mientras tanto las órdenes son perseverar y seguir persiguiendo a estos delincuentes con toda la contundencia que tienen nuestras fuerzas armadas”.

El Clan del Golfo está liderado por Dairo Antonio Usuga, alias “Otoniel”. El cártel más importante y temido en Colombia surgió hace unos 10 años cuando muchos miembros de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia no quisieron acogerse a una desmovilización propuesta por el gobierno de entonces.

Las autoridades de Estados Unidos ofrecen una recompensa de cinco millones de dólares por la captura de “Otoniel”.

Las autoridades colombianas han combatido fuertemente al Clan del Golfo y en los últimos meses han muerto en enfrentamientos los principales líderes del cartel.

Desde hace más de dos años, según Santos, han sido capturados unos 1.500 miembros de esta red a quienes se les han decomisado más de 100 toneladas de cocaína y decenas de bienes producto del narcotráfico y de extorsiones y hurtos.