Dos dirigentes de un grupo británico de ultraderecha fueron arrestados y acusados de fomentar el odio, se informó el jueves. Su agrupación ganó notoriedad cuando el presidente estadounidense Donald Trump retuiteó uno de sus mensajes.

Paul Golding y Jayda Fransen, de Britain First (Gran Bretaña Primero), fueron arrestados luego de una audiencia en la que Fransen respondió a cargos de emplear un discurso racista durante un acto de “Irlanda del Norte contra el terrorismo” en Belfast en agosto.

Golding fue arrestado el jueves bajo cargos similares y Fransen por un mensaje antiislámico en redes sociales.

El mes pasado, Trump retuiteó tres videos de la cuenta de Fransen que decían mostrar actos de violencia por musulmanes.

El hecho le valió a Trump un regaño de la primera ministra Theresa May.

Britain First se opone al multiculturalismo y lo que llama la “islamización” del país.