La empresa farmacéutica Teva anunció el jueves que despedirá a 14.000 trabajadores como parte de un plan de reestructuración a fin de mejorar su alicaída situación financiera.

La mayor fabricante de medicamentos genéricos del mundo dijo que la reducción equivale al 25% de su personal global y se implementará en los próximos dos años, la mayoría en el 2018. Se calcula que la reestructuración le ahorrará a la compañía unos 3.000 millones de dólares para fines del 2019.

En un mensaje a los empleados, el director general Kare Schultz dijo que la reestructuración “es vital para recuperar nuestra solidez financiera y para estabilizar nuestro negocio”.

“No hay tiempo que perder”, dijo Schultz. “Estamos reestructurando toda la organización, de arriba abajo y de izquierda a derecha, para que haya menos niveles de gerencia y una mayor responsabilidad. Así tendremos una mayor integración, mejoraremos la productividad y reduciremos los costos”.

Las finanzas de Teva Pharmaceutical Industries Ltd. han sido afectadas por la expiración de la patente para su medicamento contra esclerosis múltiple Copaxone, por la presión para reducir los precios de los medicamentos genéricos y por una deuda de 35.000 millones de dólares que asumió al adquirir el departamento de genéricos de Allergan. Además ha sufrido la partida de varios empleados a nivel gerencial.

El precio de las acciones de Teva ha perdido casi el 60% de su valor en lo que va de año.

Schultz expresó que la reestructuración incluirá cambios en el departamento de medicamentos genéricos, en el sentido de que algunos precios cambiarán y algunos productos se dejarán de producir.

Además, anunció que en el 2017 no se pagarán bonificaciones a los empleados.