Los gobernantes de la Unión Europea dirán el viernes que las negociaciones del Brexit con el Reino Unido pueden avanzar a la fase siguiente, que incluirá el tema crucial del comercio, de acuerdo con un borrador de comunicado al que tuvo acceso The Associated Press.

Las partes llegaron a un acuerdo sobre asuntos preliminares del divorcio tales como la frontera física del Reino Unido con Irlanda, que es miembro de la UE.

La primera ministra británica Theresa May hablará en la cumbre de la UE en las próximas horas para destacar los avances registrados en las conversaciones, pero no se prevé su presencia en Bruselas cuando los jefes de estado o gobierno autoricen la ampliación de las negociaciones.

El borrador del comunicado dice que los progresos realizados “son suficientes para pasar a la segunda fase” para discutir las futuras relaciones y el comercio.

En la declaración, que podría sufrir modificaciones antes del viernes, los gobernantes destacan la importancia de un período de transición, probablemente de dos años, para facilitar la salida a partir de 2019.

Con eso, ambas partes ganarían tiempo. Gran Bretaña saldrá de la UE el 29 de marzo de 2019, pero las negociaciones deben concluir hacia fines de 2018 para dar tiempo a los parlamentos nacionales a respaldar cualquier acuerdo.

Durante el período de transición, Gran Bretaña no tendrá asiento en la mesa de la UE, bancas en el Parlamento Europeo ni jueces en sus cortes. Pero estará sujeta a la ley europea sin voz ni voto en las decisiones, y la Corte Europea de Justicia será el árbitro final de cualquier disputa.

Durante este período, Gran Bretaña “no participar en las instituciones de la UE ni postulará o elegirá sus miembros, ni participará en la toma de decisiones de organismos, oficinas y agencias de la Unión”, dice el borrador de comunicado.

Anticipando la cumbre, el principal negociador británico dijo el jueves que una situación en que el Reino Unido sale de la UE sin un acuerdo se ha vuelto “muchísimo menos probable” debido al acuerdo preliminar de la semana pasada.

David Davis dijo ante el parlamento que un Brexit “sin acuerdo” se había vuelto sumamente improbable, aunque “seguimos preparándonos para todas las contingencias”.

Aunque destaca los avances en Bruselas, el gobierno británico tiene problemas en casa. El miércoles por la noche, la Cámara de los Comunes votó que el Parlamento tendrá la última palabra sobre cualquier acuerdo con la UE.