El investigador independiente de Naciones Unidas para derechos humanos en Corea del Norte estudiará la denuncia de Pyongyang de que Corea del Sur secuestró a 12 mujeres norcoreanas.

El abogado argentino Tomás Ojea Quintana dijo el jueves que solicitó al gobierno surcoreano que organice una reunión con las mujeres, que trabajaban en un restaurante norcoreano en China antes de desertar a Corea del Sur en abril del año pasado.

Corea del Norte suele acusar a su vecino del sur de secuestrar o incitar a sus ciudadanos a desertar, algo que Seúl niega.

Según Corea del Sur, las trabajadoras decidieron reasentarse en el país por su cuenta. Fue el grupo de desertores más grande desde que el líder norcoreano, Kim Jong Un, llegó al poder en 2011.