El máximo tribunal de Indonesia rechazó el jueves una petición para ilegalizar las relaciones sexuales homosexuales y las mantenidas fuera del matrimonio, en una victoria para la asediada minoría LGBT de la nación asiática.

La decisión, aprobada por 5-4 por una comisión de la Corte Constitucional, rechazó los argumentos del grupo conservador Family Love Alliance, que presentó el caso. Miembros de la organización lloraron al conocer el veredicto.

Defensores de derechos temían un fallo que ilegalizase el sexo homosexual y fuera del matrimonio y socavara los derechos humanos en la nación musulmana más poblada del mundo.

Según el dictamen, el papel de la Corte Constitucional no es criminalizar un comportamiento o usurpar la autoridad del parlamento imponiendo leyes. La decisión es definitiva y no admite recurso.

En una opinión disidente, cuatro de los nueve jueces de la comisión votaron a favor de ilegalizar este tipo de relaciones en base a criterios morales.

En los dos últimos años, la comunidad LGBT indonesia ha enfrentado una ola de hostilidad alimentada por declaraciones incendiarias de funcionarios conservadores y grupo religiosos. La policía cateó clubes gays y fiestas privadas, acusado a los detenidos en base a las amplias leyes antipornografía del país.