Seis meses después de que las llamas devoraron un rascacielos residencial en Londres y causaron temores sobre edificios similares en el mundo, un grupo de prevención de incendios basado en Estados Unidos ha creado una herramienta para tratar de hacer los edificios más seguros.

La Asociación Nacional de Jefes Estatales de Bomberos dijo que su herramienta de evaluación de riesgos estará disponible en su portal a partir del 1 de enero.

Paneles exteriores inflamables alimentaron las llamas que envolvieron la Grenfell Tower el 14 de junio, matando a 71 personas, dicen las autoridades. Una revisión por la Associated Press encontró los mismos paneles en varios edificios en Estados Unidos y algunos de los dueños no estaban al tanto el peligro.

El grupo de jefes de bomberos dijo que la nueva Matriz de Evaluación de Riesgo puede ayudar a evaluar los riesgos de incendio sobre la base de los materiales usados, el nivel de ocupación del edificio y otros factores.

El objetivo es permitir a los bomberos, los dueños de edificios y otros hacer sus estructuras más seguras por medio de un enfoque racional y científico, dijo Nick Dembsey, profesor de ingeniería antiincendios en la Universidad Politécnica de Worcester, en Massachusetts, que contribuyó para la nueva iniciativa.

Los investigadores encontraron evidencia de una tendencia preocupante: Una dependencia excesiva en los rociadores antiincendios. Los rociadores son eficaces en muchos incendios, pero eso no debe justificar el descuido de otras medidas de prevención, dijeron funcionarios de bomberos.

"Se necesitan más datos, pero las conclusiones preliminares indican una dependencia excesiva en rociadores a expensas de sistemas pasivos de protección contra incendios, lo que pone en peligro al público y a los servicios de bomberos”, dijo el Jefe de Bomberos de Luisiana H. Butch Browning, que preside la Asociación Nacional.