Un fiscal pidió el miércoles a jueces de las Naciones Unidas que anulen la absolución de un prominente ultranacionalista serbio que fue acusado de atrocidades, diciendo que si no lo hacen causarían daños perdurables al legado de un innovador tribunal de crímenes de guerra.

El fiscal Mathias Marcussen dijo al panel de apelaciones, de cinco jueces, que la absolución de Vojislav Seselj en el 2016 tuvo tantas fallas que debe ser revertido o se debe ordenar un nuevo juicio. Seselj fue acusado de nueve cargos de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad.

"No se ha hecho justicia", dijo Marcussen.

Marcussen sostuvo que el panel de tres jueces que absolvió a Seselj cometió cruciales errores tanto factuales como legales y no evaluó adecuadamente toda la evidencia. Seselj tuvo un juicio maratónico en el Tribunal Criminal Internacional para la ex Yugoslavia.

En el juicio, fiscales acusaron a Seselj de crímenes como opresión, asesinato y tortura y exigieron una sentencia de 28 años por apoyar a paramilitares serbios durante las guerras de la década de 1990. La fiscalía argumentó que las acciones de Seselj eran parte de un plan para sacar a croatas y musulmanes de grandes zonas de Croacia y Bosnia que líderes en Belgrado consideraban territorio serbio.

Marcussen dijo que dejar en pie la absolución de Seselj "no solo sería una afrenta a las víctimas de los presuntos crímenes, también socavaría gravemente la credibilidad" del tribunal y la institución llamado el Mecanismo para Tribunales Criminales Internacionales, que ha sido establecido para encargarse de las apelaciones y otros asuntos legales que quedaron pendientes cuando tribunales ad hoc como la corte yugoslava dejaron de funcionar.