Una mujer que alcanzó un acuerdo judicial tras proferir amenazas frente a una mezquita en Michigan ha sido condenada a tres años en libertad vigilada.

Kari Moss, de 34 años, recibió su condena el martes. Declaró que no disputaba la acusación de hacer una amenaza falsa con bomba.

La madre de Kari dice que ella padece una enfermedad mental desde hace años. El juez consideró que la salud mental era un factor y ordenó a Moss someterse a tratamiento médico como condición para permanecer en libertad.

Miembros del Centro Islámico At-Tawheed en Kentwood dijeron a los investigadores que una mujer frente a las puertas cerradas de la mezquita el 2 de enero profirió amenazas y exigió dinero.

No se hallaron armas.