El FBI investigará las acusaciones de una inmigrante detenida en Texas que dice que un guardia abusó sexualmente de ella, informó la agencia el martes.

El FBI dijo que abrió una investigación de derechos civiles con relación al caso de Laura Monterrosa, detenida en el Centro Residencial T. Don Hutto.

Según el grupo activista Grassroots Leadership, Monterrosa dijo que un guardia tocó varias veces sus senos y sus piernas sin su consentimiento. El grupo dice que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y el operador de las instalaciones, CoreCivic, no respondieron a las quejas que presentó Monterrosa.

The Associated Press no suele identificar a las presuntas víctimas de agresión sexual, pero Monterrosa ha hecho pública su acusación con el fin de alentar a otras mujeres a denunciar.

Grupos defensores de los derechos civiles dicen que el gobierno estadounidense no está haciendo lo suficiente para proteger a los inmigrantes de abusos sexuales durante su detención. Un grupo dijo en abril que documentó 27 quejas.

Una portavoz del ICE se negó a hacer comentarios.