El secretario estadounidense de Justicia Jeff Sessions dijo el martes que un ataque la víspera en el metro de Nueva York mostró en “los términos más sombríos” que las fallas del sistema de inmigración son un problema de seguridad nacional.

En una conferencia de prensa con la nueva secretaria de Seguridad Nacional, Sessions dijo que los dos ataques terroristas en Nueva York en meses recientes fueron lanzados por hombres que estaban en Estados Unidos “como resultado de políticas de inmigración fallidas”.

Las autoridades dicen que un inmigrante de Bangladesh de 27 años planeó el fallido ataque suicida del lunes en una estación del metro neoyorquino.

Sessions llamó de nuevo al Congreso a fortalecer las leyes de inmigración y dijo que el gobierno del presidente Donald Trump está dando pasos para hacer cumplir más estrictamente las leyes de inmigración. Entre esos pasos, dijo, ha contratado 50 jueces de inmigración desde enero y planea contratar otros 60 en los próximos seis meses para lidiar con casos retrasados que han “abrumado” el sistema de inmigración.

El secretario dijo que la carga de casos se ha triplicado desde el año fiscal del 2009, pero “con el gobierno del presidente Trump hemos dado pasos para reducir el retraso”.

Dijo además que los cruces fronterizos por inmigrantes indocumentados está ahora en su nivel más bajo en 45 años, pero prometió que “la cifra puede ser cero. Podemos lograrlo”.

Sessions habló en una conferencia de prensa con la nueva secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen M. Nielsen. Ella dijo que las agencias del orden están redoblando sus esfuerzos para capturar a miembros de la MS-13 y otras pandillas violentas que han llegado de Latinoamérica. Agregó que los asesinatos pandilleros y otros actos de violencia no serán tolerados por las comunidades estadounidenses.

Apuntó que miembros de la MS-13 son acusados de cometer asesinatos en Maryland, Virginia y Nueva York. Una característica de la pandilla, que tiene lazos con Centroamérica, es múltiples cuchilladas en el cuerpo de la víctima.

La MS-13 es un blanco importante del gobierno de Trump en su vasta campaña contra la inmigración. Las autoridades dicen que una redada nacional en octubre llevó a la captura de más de 200 miembros.

Sessions les dijo más tarde a reporteros que había depositado un voto en ausencia en la elección especial del martes por el escaño senatorial de Alabama, pero declinó decir por quién votó, diciendo que respetaba “la santidad de la votación”. El ganador ocupará el escaño que tenía Sessions antes de ser nominado para secretario de Justicia por Trump.

El republicano Roy Moore, que batalla acusaciones de agresión sexual, se enfrenta con el demócrata Doug Jones.