Tras una fecha cancelada por el sismo en la Ciudad de México, la banda Sonido Gallo Negro presentará por fin el jueves su “Mambo cósmico” en el Lunario del Auditorio Nacional.

“Estamos muy ansiosos de ya querer presentarlo acá porque era el plan inicial, arrancar acá en la ciudad con este nuevo show y el nuevo concepto”, dijo a The Associated Press Jorge Alderete, integrante de la banda mexicana de música tropical instrumental que ha conquistado por igual a seguidores de Europa y de Latinoamérica.

“Mambo cósmico”, lanzado a finales de septiembre, continúa la ruta que el grupo de nueve integrantes emprendió para explorar los ritmos tropicales latinos en sus discos previos, “Cumbia salvaje” y “Sendero místico”. En esta ocasión el enfoque está puesto, como lo dice el título, en el mambo, pero también incluye danzón y cumbia, así como los efectos psicodélicos vintage que caracterizan a Sonido Gallo Negro.

En general es un álbum con un ritmo más acelerado, aunque también muy bailable.

“Nos trajo un poco a la geografía mexicana, empezamos a tratar de entender y de comprender un poco más la música tropical que se hace aquí en México”, señaló Alderete.

Entre las piezas se destaca “Catemaco”, dedicada a este pueblo de Veracruz famoso por sus brujos y macacos.

“Es por el misticismo. Ya lo habíamos hecho con ‘Chamula’”, dijo el bajista Isaac Martínez sobre su pieza dedicada a un pueblo indígena en el estado de Chiapas con una iglesia célebre por la gran cantidad de velas encendidas en su interior.

“Gran parte de la inspiración de la banda viene de esos rituales, de esa cosa mística que igual y nos vincula a la brujería de Catemaco, como igual y nos vincula a religiones extraterrestres. Siempre nos gusta que esas áreas de la cultura popular sean parte de la inspiración del disco”, agregó Alderete.

Para el concierto tendrán una sección de vientos invitada y a Ernesto Mendoza en el instrumento electrónico clásico theremin (que también toca Alderete).

“Mambo cósmico” se realizó por medio de una recaudación de fondos en internet por la que los admiradores podían obtener descargas digitales del álbum, afiches e incluso conciertos (dos vendidos a fans y uno para una inauguración) a cambio de su aportación económica para el disco.

En total reunieron 95.000 pesos (unos 5.200 dólares) y la plataforma Arca les duplicó la cantidad. El dinero será destinado casi en su totalidad a la versión en vinilo del álbum, que también está disponible en CD y formato digital.

“Tratamos de hacer una nueva versión de Gallo Negro un poco más depurada”, dijo Martínez sobre su nueva propuesta. “Vamos con la mejor actitud para cerrar el año, que si bien ha sido de mucha movida para nosotros, va a ser excelente cierre”.