El alcalde de San Francisco Ed Lee, que supervisó un auge económico impulsado por tecnología en la ciudad, falleció repentinamente el martes a los 65 años.

Una declaración de la oficina de Lee dijo que el primer alcalde asiático-estadounidense de la ciudad falleció a la 1:11 de la madrugada en el Hospital General Zuckerberg.

"Es con profunda tristeza y terrible pesar que confirmamos que el alcalde Edwin M. Lee falleció”, informó el boletín. Lee estaba rodeado por familiares, amigos y colegas. No se reportó la causa de muerte.

El presidente de la Junta de Supervisores de San Francisco, London Breed, se convirtió en alcalde interino y planeaba una conferencia de prensa más tarde.

Lee fue nombrado alcalde por la Junta de Supervisores en el 2011, en remplazo de Gavin Newsom, quien fue elegido vicegobernador de California. Lee ganó un término de cuatro años en el 2011 y fue reelecto en el 2015.

Lee, que estaba casado y tiene dos hijas, era un abogado de derechos civiles que fue el administrador municipal antes de ser nombrado alcalde. Era un firme partidario de la política de santuario de San Francisco hacia los inmigrantes, una posición que reiteró el mes pasado cuando un mexicano que había sido deportado varias veces fue absuelto del asesinato en el 2015 de Kate Steinle.

El caso se volvió un punto contencioso en el debate nacional de inmigración, con el entonces candidato presidencial Donald Trump usándolo como ejemplo para la necesidad de políticas más estrictas en la frontera con México.

Lee era un activista por los pobres, aunque sus detractores dijeron que favorecía demasiado al Silicon Valley, mencionando su auspicio de una exención fiscal en el 2011 para Twitter como parte de la remodelación del centro de la ciudad. Los precios de las viviendas se han disparado en San Francisco y Lee fue criticado por no hacer más para proveer viviendas accesibles para familias de bajos ingresos.

El súbito deceso dejó atónitos a políticos y personalidades de la ciudad, que alabaron al alcalde mejor recordado como un discreto abogado y activista de derechos civiles.

"Estoy asombrado, no lo puedo creer. Apenas ayer estuve en conferencia de prensa con él ... y él estaba como siempre, amistoso, simpático, jocoso", dijo el senador estatal Scott Wiener a la emisora KTVU-TV.

"No tenía la apariencia más estrafalaria del mundo, pero trabajaba arduamente y fue un honor trabajar con él", añadió.

La líder de los demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien vive en San Francisco, dijo que la experiencia de Lee como activista comunitario y abogado de derechos civiles le ayudó al servir a la ciudad como alcalde.

"Conocía a San Francisco ciudad al detalle, a nivel granular, y se dedicó durante décadas a mejorar las vidas de todos los habitantes de San Francisco", dijo Pelosi en un comunicado.