El gobierno mexicano inhabilitó a la filial local de la constructora brasileña Odebrecht y le prohibió participar en cualquier tipo de licitación con fondos federales durante los próximos cuatro años, según publicó el lunes el Diario Oficial de la Federación.

La decisión, tomada por la Secretaría de la Función Pública, entrará en vigor el martes y no afectará los contratos actualmente vigentes con Construtora Norberto Odebrecht S.A.

En agosto se supo que la fiscalía federal investigaba si los sobornos reconocidos por ex ejecutivos de la compañía brasileña involucraron a funcionarios mexicanos.

Cuando renunció a su cargo a mediados de octubre, el ex fiscal general Raúl Cervantes dijo que la investigación había concluido, pero se desconocen los detalles de la misma y hasta el momento no se ha procesado a nadie.

La polémica en México sobre el alcance de la trama de corrupción de Odebrecth creció hace pocos días tras la divulgación de una serie de videos de supuestos testimonios judiciales de ex directivos de la constructora en los que explican los pagos que, según ellos, hicieron al ex director de Pemex, Emilio Lozoya, quien en 2012 trabajaba en la campaña electoral del ahora mandatario, Enrique Peña Nieto. Lozoya ha negado haber recibido sobornos.