Autoridades hondureñas acusaron el lunes a cinco diputados de desviar fondos públicos a través de una organización no gubernamental para la que solicitaban dinero supuestamente destinado a proyectos sociales.

El fiscal general de Honduras, Óscar Armando Chinchilla, y el jefe de la misión anticorrupción de la Organización de Estados Americanos (OEA) en el país, Juan Jiménez Mayor, informaron el lunes que el caso se remonta a finales de 2015.

A finales de ese año, dijeron, más de 360.000 dólares fueron transferidos del Ministerio de Finanzas y el Congreso a una ONG de proyectos comunitarios que nunca se materializaron. Sin embargo, documentos bancarios muestran que la organización extendía cheques que eran depositados en las cuentas personales de los diputados.

Las autoridades han pedido a la Corte Suprema que cese a los implicados de sus labores legislativas y pida su detención, una facultad que tiene el máximo tribunal.

“El uso de fondos para programas sociales inclusive tendría que tener una mayor gravedad atendiendo a las circunstancias de pobreza del país”, indicó Jiménez.

Cuatro de los acusados eran miembros del Partido Libre y otro del Partido Democristiano. Todos, menos uno, cambiaron de agrupación.

Héctor Enrique Padilla Hernandez y Audelia Rodríguez Rodríguez fueron electos como diputados de Libre y ahora forman parte de la agrupación Vamos. El primero supuestamente se llevó 11.230 dólares y ella 15.240.

Augusto Domingo Cruz Asensio, era democristiano y ahora está también en Vamos. Supuestamente robó 11.430 dólares.

Dennys Antonio Sánchez Fernández, de Libre y ahora con un escaño por el Partido Liberal, presuntamente recibió 19.051 dólares, la misma cantidad de Eleazar Alexander Juárez Sarabia, el único diputado que no ha cambiado de partido y sigue en Libre.

La OEA instaló en abril de 2016 la llamada Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad, conocida por sus siglas MACCIH.

Este año, se creó una nueva unidad anticorrupción integrada por fiscales hondureños y miembros de la MACCIH para realizar investigaciones. Este caso contra los diputados es la primera que realizan.

La supuesta trama de corrupción se ha dado a conocer cuando los hondureños continúan inmersos en una disputa por los resultados de las elecciones del pasado 26 de noviembre, en la que tanto el presidente Juan Orlando Hernández como el líder opositor Salvador Nasralla se declaran ganadores.

La alianza opositora ha denunciado un fraude y ha solicitado un recuento total de los votos pero solo se han vuelto a contar parte de las actas. El tribunal electoral después de este segundo conteo parcial insiste en la victoria de Hernández.