La Corte Suprema de Panamá dio el más reciente revés judicial a un exgobernador mexicano y abrió el camino para que finalmente sea extraditado a su país, donde es buscado por corrupción.

El máximo órgano judicial informó en un comunicado que consideró improcedentes los recursos legales con los que la defensa buscaba detener el proceso de extradición de Roberto Borge, exgobernador del estado mexicano de Quintana Roo.

Contrario a lo argumentado por la defensa de Borge, la Corte resolvió que fue procedente su detención preventiva con fines de extradición.

Borge ya no tiene más recursos legales contra su proceso de extradición y ahora dependerá el Ejecutivo panameño determinar cuándo sería enviado a México.

El exgobernador fue detenido a inicios de junio en el aeropuerto internacional de Panamá cuando se disponía a viajar a Francia.

La fiscalía de su país lo acusa de operaciones con recursos de procedencia ilícita que involucran 25 inmuebles con un valor de mercado de unos 5.000 millones de pesos (273 millones de dólares).

Borge gobernó de 2011 a 2016 el estado de Quintana Roo, en el este del país. Es militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), al que pertenece el presidente mexicano Enrique Peña Nieto.

Su detención fue la tercera de un exgobernador del PRI en lo que va del 2017.

Durante su detención en Panamá, un tribunal panameño acogió el pedido de los fiscales mexicanos para que se incluyesen otros tres delitos más al pedido de extradición de Borges. De este modo, se ampliaron de lavado de dinero a desempeño irregular de funciones públicas, peculado y aprovechamiento ilícito de poder.