Un experto de la ONU en materia de extrema pobreza y derechos humanos se reunió el lunes con víctimas del huracán María en Puerto Rico, en medio de un creciente coro de quejas contra las acciones del gobierno estadounidense para atender las secuelas de la tormenta.

El relator especial Philip Alston recorrió una de las zonas más afectadas por el temporal en la capital, San Juan, la primera vez que un representante visita el territorio estadounidense en la historia reciente.

Alston contó a The Associated Press que hay un número desproporcionado de puertorriqueños que viven en la pobreza y que él tratara de examinar la efectividad de las medidas que ha tomado el gobierno federal estadounidense después de la tormenta del 20 de septiembre, que mató a decenas de personas y destruyó decenas de miles de casas. Diez de los 78 municipios de la isla siguen sin suministro eléctrico, y miles de negocios continúan cerrados.

“He visitado zonas que continúan completamente sin electricidad. He visto zonas muy dañadas y nada de eso se ha eliminado, eso debe ser muy angustiante después de tres meses”, señaló.

Alston pasó entre casas sin techos y una mujer lavaba mantas a mano tres meses después de los embates del huracán María. Su visita despertó esperanzas de que pudiera agilizar el largo proceso de recuperación.

Aproximadamente 45% de los 3,4 millones de habitantes de Puerto Rico ya vivían por abajo de la línea de la pobreza antes del huracán.

Alston se dijo impresionado de la asistencia brindada por organizaciones civiles locales para que los puertorriqueños se recuperen de la tormenta, y señaló que uno de los desafíos es cómo el gobierno puede aprovechar esa fuerza.

“Hay más resistencia y autosuficiencia de lo que se ha reconocido”, señaló.

Alston declinó hacer más declaraciones y subrayó que presentará el viernes un informe completo de sus observaciones y una lista de prioridades al cabo de un viaje de dos semanas que también incluyó visitas a varios estados de Estados Unidos.

“Hay varias cuestiones que quiero abordar”, afirmó.

Su visita se realizó más de un mes después de que un grupo de expertos de la ONU censuró al gobierno estadounidense por lo que describieron como una falta de sentido de urgencia y prioridad para ayudar a Puerto Rico, en comparación con los estados continentales afectados por los huracanes.

Estados Unidos aprobó a finales de octubre casi 5.000 millones de dólares para ayudar a Puerto Rico, pero las autoridades locales dijeron que no han recibido nada de esos recursos.

En tanto, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos anunció el lunes que ha recogido 764.555 metros cúbicos (un millón de yardas cúbicas) de escombros en Puerto Rico, y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés) dijo que ha aprobado más de 1.000 millones de dólares en asistencia para los habitantes de la isla.