Decenas de miles de personas participaron el lunes en un acto convocado por la agrupación islamista Jezbolá en Beirut para protestar contra la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel.

En el acto, el líder de Jezbolá, Sheikh Hassan Nasrarlá, prometió que el grupo volverá a concentrar su atención en Israel luego de años de combatir en la guerra civil en Siria. Dijo que espera que la “tonta” decisión de Trump de reconocer Jerusalén marque “el inicio del fin” del estado judío.

Nasralá dijo que Jezbolá está a punto de terminar sus combates contra extremistas en otras partes de la región y ahora va a dedicar “todo su tiempo” a Jerusalén y los palestinos. “¡Muerte a Israel!”, dijo en su discurso, que fue transmitido desde una localidad no revelada y mostrado en pantallas gigantes en el acto.

Jezbolá logró la salida de las tropas israelíes del sur de Líbano en el 2000 y el grupo se enfrentó con Israel en una sangrienta guerra seis años más tarde. Se piensa que el grupo extremista, auspiciado por Irán, tiene un enorme arsenal de cohetes capaces de atacar gran parte del territorio israelí y sus combatientes tuvieron un papel crucial en cambiar el rumbo de la guerra en Siria a favor del presidente Bashar Assad.

Nasralá llamó a los grupos armados palestinos y otros en la región a elaborar una “estrategia unificada” para confrontar la decisión de Trump. Dijo que los líderes palestinos y del mundo árabe deberían suspender toda negociación con Israel. Pidió además un boicot del estado judío.

Los manifestantes marcharon por las calles del sur de Beirut, un bastión de Jezbolá, ondeando banderas y coreando consignas en favor de los palestinos, que consideran el este de Jerusalén la capital de un futuro estado.

Líbano es hogar de más de 450.000 palestinos, que representan casi 10% de la población.