Los rebeldes chiíes de Yemen mataron a al menos 20 personas y detuvieron a docenas más en el norte desde el asesinato de su principal aliado, el expresidente Ali Abdullah Saleh, dijo el lunes la agencia oficial de noticias del país.

Los rebeldes, conocidos como hutíes, parecen estar intensificando la represión contra cualquier posible indicio de rebelión entre los que en su día fueron sus socios de coalición, los miembros del partido de Saleh, Congreso General del Pueblo. Además, cortaron el acceso a internet y endurecieron el ya existente bloqueo a los medios de comunicación.

Según SABA, la agencia oficial de noticias que ahora está controlada por el gobierno reconocido por la comunidad internacional, los hutíes también volaron 20 viviendas en la provincia norteña de Hajja y sustituyeron al gobernador de la región, que era socio de Saleh.

Los hutíes arrestaron a 49 personas en Mahwet, otra provincial del norte de Yemen, agregó la agencia el lunes.