La nieve causó interrupciones en los viajes en todo el centro de Inglaterra y el norte de Gales el domingo, cancelando vuelos, cerrando carreteras y provocando accidentes de tráfico.

Los aeropuertos de Birmingham y Londres Stansted suspendieron brevemente los vuelos mientras despejaban las pistas. Las terminales aconsejaron a los pasajeros que contactaran a las aerolíneas para verificar el estado de sus vuelos.

“Tenga en cuenta que se esperan retrasos en los vuelos y cancelaciones debido a las condiciones climáticas adversas”, advirtió Stansted.

La autopista M1, la carretera principal entre Londres y el noreste de Inglaterra, estaba parcialmente cerrada en Leicestershire.

La policía de Gales recomendó evitar todo viaje a menos que fuera esencial ante las persistentes nevadas que se prevé duren todo el día. Fuertes vientos azotaron la costa galesa.

La oficina de meteorología advirtió sobre el viento y la lluvia en Londres y el sur de Inglaterra, con ráfagas pronosticadas de hasta 110 kilómetros por hora (70 millas).