Los príncipes Guillermo y Enrique eligieron al escultor Ian Rank-Broadley para que haga una estatua en honor de su madre, la princesa Diana, con el fin de conmemorar el vigésimo aniversario de su muerte, informó el Palacio de Kensington.

Rank-Broadley, cuya imagen de la reina Isabel II está grabada en las monedas británicas desde 1998, concluirá el trabajo en 2019. La estatua será colocada en los terrenos del Palacio de Kensington, donde Diana vivió alguna vez.

En un comunicado el domingo, los príncipes indicaron que la estatua tiene como fin crear “un tributo adecuado y perdurable en honor a nuestra madre”, así como recordar su vida y su legado.

Los príncipes agregaron que se sintieron conmovidos por las amables palabras y los recuerdos acerca de Diana que les fueron compartidos este año, en que el mundo recordó su muerte en un accidente vial en París en 1997.