Mientras realizaba un recorrido de campaña por un empinado callejón de una barriada pobre del sureste de Caracas, pocos volteaban a saludar al candidato opositor Yon Goicoechea.

Acostumbrado a la adversidad, Goicoechea —quien hace un mes logró salir en libertad tras pasar casi 15 meses detenido señalado de promover acciones violentas contra el gobierno— no se desamina ante la apatía de los habitantes de El Calvario y se aproxima a un hombre delgado, montado en una motocicleta, y le tiende la mano para presentarse como uno de los candidatos a la alcaldía del municipio capitalino de El Hatillo.

Los venezolanos deben ir este domingo a votar en las elecciones municipales, pero por las circunstancias recientes el desinterés ha crecido.

"En lo que yo pueda ayudar, estoy a la orden", dijo el espigado dirigente de 33 años al hablarle al motorizado Carlos Serrano, que sin ambigüedades le expresó su descontento con los políticos venezolanos mientras Goicoechea lo escuchaba atentamente.

"Es como todos los candidatos que prometen, prometen, pero a la final no cumplen", afirmó Serrano al reconocer que buena parte de sus compatriotas se sienten decepcionados de los políticos.

"Nos dejaron solos en esta crisis", aseguró.

Unos 19,7 millones de votantes fueron convocados para participar este 10 diciembre en los comicios de alcaldes y de la gobernación del estado occidental del Zulia, que se dan en un contexto de una profunda crisis económica y social, agravada por una desbordada inflación de tres dígitos y una severa escasez de alimentos y medicinas.

Las proyecciones de algunos analistas apuntan a que el desánimo y la depresión que hay entre los venezolanos podría elevar la abstención el domingo hasta un 50% o 60%, y superar la que se registró en los comicios municipales de 2013, que fue de 41%.

A pesar del descontento que hay contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, que se manifestó durante las protestas callejeras que se realizaron entre abril y julio pasado en todo el país, analistas y encuestadoras privadas aseguran que el oficialismo figura como favorito para ganar la mayoría de las 335 alcaldías y la gobernación del Zulia. La elección de esta última se repetirá tras realizarse en octubre pasado debido a que la Asamblea Constituyente —dominada por el oficialismo— anuló el triunfo de un opositor que se negó a subordinarse a esa instancia.

La decisión de tres de los cuatro grandes partidos opositores de no participar en estas elecciones en protesta contra el Consejo Nacional Electoral —también controlado por el gobierno— al que acusaron de cometer un "fraude" en la votación de gobernadores de octubre, ha elevado las posibilidades de ganar de los candidatos oficialistas que compiten contra rivales que solo cuentan con el apoyo de pequeñas organizaciones políticas.

A los problemas de la oposición se suma que sus seguidores están desmoralizados tras la aplastante derrota que sufrieron sus candidatos en las elecciones regionales de octubre —en las que el oficialismo logró 18 de las 23 gobernaciones en disputa— y las fracturas que hay dentro de la coalición opositora que la han sumido en una crisis, afirmó Edgard Gutiérrez, consultor político y coordinador de la encuestadora local Venebarómetro.

Gutiérrez dijo a The Associated Press que independientemente de los resultados adversos de las votaciones municipales, el futuro de la oposición en este momento es incierto debido a que se desconoce si podrá reunificarse y lograr un candidato unitario para las elecciones presidenciales del próximo año, en las que ya se asomó la posible postulación de Maduro.

"La oposición está condenada a conseguir una solución interna o bien sencillamente no irá a competencia en el 2018", agregó.

Goicoechea no pudo escapar a la crisis de la coalición y debió enfrentar las críticas de algunos opositores que lo acusaron de aliarse con el gobierno y negociar su salida de la cárcel a cambio de no boicotear las elecciones municipales.

El opositor negó el señalamiento y dijo en una entrevista con la AP que su salida de la cárcel se dio tras varios meses de negociaciones con las autoridades, que le ofrecieron su excarcelación a cambio de abandonar el país o incorporarse a vida democrática.

"Cuando ellos (el gobierno) tuvieron que decidir soltarme se plantearon: ¿qué podemos ganar? Y ellos ganan mucho de la división, ellos ganan mucho de la diatriba, con la generación de dudas. Para ellos es tremendamente valioso ponernos a pelear", dijo el dirigente al lamentar que su excarcelación y decisión de competir en las elecciones de alcaldes haya alimentado las divisiones en la oposición.

Agregó que pese al costo político que ha tenido que pagar no se arrepiente de participar en elecciones municipales porque hay que "defender estos espacios para la democracia, para tener un lugar desde donde reconstruirnos, para tener un lugar donde replantearnos y repensar la oposición".

A pesar de las fricciones que generaron las candidaturas que lanzaron algunos antiguos aliados del gobierno y las tensiones que surgieron tras las detenciones de algunos altos funcionarios petroleros por hechos de corrupción —así como la remoción del embajador de Venezuela en Naciones Unidas, Rafael Ramírez, quien fue por más de una década el hombre más poderoso de la industria petrolera— el oficialismo se ha mantenido cohesionado de cara a las elecciones del domingo.

"Es muy importante la cohesión, la organización, la conciencia, el liderazgo y la movilización permanente para el trabajo, para el estudio, la movilización para la defensa de la revolución", indicó el martes Maduro durante un acto en el sur del país al llamar a los seguidores del gobierno a salir a votar en los comicios municipales.

La candidata oficialista a la alcaldía de Caracas, Erika Farías, se mostró confiada de que los candidatos del gobierno obtendrán la mayoría de las alcaldías del país y sostuvo que eso se logrará porque "la derecha venezolana es muy mala... y además porque a nosotros nos asiste la verdad y la razón".

Farías dijo a la prensa que a pesar de la compleja situación que enfrenta Venezuela, el oficialismo ha logrado llegar al electorado gracias al "trabajo político y mucho reconocimiento de lo que en 18 años la revolución ha hecho por nuestro pueblo y está dispuesta hacer en lo sucesivo".

_________

Fabiola Sánchez está en Twitter como: https://twitter.com/fisanchezn