Un exgeneral que murió después de tomar lo que él dijo que era veneno durante su juicio en un tribunal de crímenes de guerra de la ONU fue cremado, informó el sábado la televisión estatal de Croacia.

Según el informe, el jueves se celebró una ceremonia privada para Slobodan Praljak, condenado por crímenes de guerra en Bosnia y sentenciado a 20 años de prisión.

Praljak se tragó lo que dijo que era veneno después de que los jueces del tribunal de crímenes de guerra de La Haya confirmaron su veredicto en una audiencia de apelaciones a finales de noviembre.

Las autoridades holandesas y el tribunal de la ONU están investigando cómo Praljak se apoderó del aparente veneno mientras estaba detenido.

Muchos en Croacia consideran a Praljak un héroe a pesar de su condena por crímenes de guerra. La gente ha estado encendiendo velas por la memoria de Praljak y se prevé una ceremonia conmemorativa el lunes.