El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó el viernes por unanimidad una resolución que permitirá a su misión de paz en Mali prestar apoyo al nuevo contingente de 5.000 soldados africanos encargado de combatir a grupos extremistas en la amplia región del Sahel.

La resolución presentada por Francia pide al secretario general, Antonio Guterres, que ultime con rapidez un acuerdo técnico para que los cascos azules en Mali presten apoyo logístico y operativo a la fuerza creada por cinco países africanos.

El apoyo incluye evacuación médica, suministro de combustible, agua y raciones y el empleo de las unidades de ingeniería de la ONU para establecer campamentos en Mali.

El llamado “Grupo de los Cinco” _Mali, Níger, Burkina Faso, Mauritania y Chad_ enfrenta una creciente amenaza de extremistas como el grupo Estado Islámico, Boko Haram y organizaciones vinculadas a la rama norteafricana de Al Qaeda.

El G5 acordó en febrero crear una fuerza para combatir a los extremistas, el crimen organizado y el tráfico de personas. Ya hay una base operativa en Sevare, Mali, y la resolución menciona su primera operación.

El consejo instó al G5 a alcanzar su capacidad plena en la fecha prevista de marzo de 2018.