Cuba continuará el programa de formación de médicos caribeños en su territorio, así como el desarrollo de escuelas en Jamaica y Guyana, al tiempo que busca coordinar con las islas vecinas acciones contra los devastadores desastres naturales en la región.

El mandatario Raúl Castro inauguró con un discurso la cumbre entre su país y la Comunidad del Caribe (CARICOM), y reafirmó los planes de colaboración en momentos en que su propio territorio sufre grandes dificultades económicas.

El encuentro se desarrolló el viernes en el pequeño estado insular de Antigua y Barbuda. Las palabras de Castro y otros líderes fueron transmitidas a través de medios de prensa cubanos.

“¿Cómo enfrentar el desafío de avanzar hacia el desarrollo en medio de la profunda crisis económica, social, política y ambiental que sufre este hemisferio y el mundo?”, se preguntó Castro ante sus pares de 15 naciones de la región. “Debemos hacerlo con la unidad en nuestra diversidad”, respondió.

El gobernante indicó que se firmará un convenio entre la Defensa Civil de Cuba y la Agencia de Manejo de Desastres y Emergencias del Caribe.

Las islas caribeñas fueron devastadas en septiembre de este año con el paso de los huracanes Irma y María, que dejaron decenas de muertos, destruyeron infraestructuras vitales como puertos y marinas, y en algunas ciudades provocaron daños valuados en miles de millones de dólares.

Las naciones pequeñas y vulnerables vieron cómo cada año los meteoros se vuelven más potentes, el nivel del mar sube y sus pocas tierras se salinizan.

Castro indicó que Cuba pretende seguir con los emprendimientos de una escuela regional de arte en Jamaica y otra para estimulación de niños especiales en Guyana. Asimismo, estimó que más de 5.000 jóvenes caribeños se formaron en su país --de los cuales 700 están todavía becados-- y unos 1.700 colaboradores sobre todo médicos se desempeñan en la región.

El intercambio comercial entre Cuba y sus vecinas creció en 70%, dijo Castro, quien no ofreció más detalles.

En varias ocasiones La Habana reconoció su necesidad de contar con una economía diversificada, pues no puede acceder al mercado de Estados Unidos, que mantiene sanciones desde hace décadas contra la isla presionando por un cambio de modelo político.

En años recientes se sumó el impacto de la crisis de su principal aliada y socia, Venezuela, y en 2016 las autoridades anunciaron una recesión de su Producto Interno Bruto por primera vez en décadas.

Desde su fundación, los países del CARICOM hicieron pública su posición de rechazo a las sanciones contra Cuba.

“Cuba es una suerte de hermano mayor de los países caribeños”, dijo Gaston Browne, el anfitrión y primer Ministro de Antigua y Barbuda. “Para nosotros (el embargo) es un bloqueo sin sentido y llamamos a Estados Unidos a devolver la base naval de Guantánamo”.

-----------------

Andrea Rodríguez está en Twitter https://twitter.com/ARodriguezAP