Corea del Sur está estudiando formas para regular la compraventa especulativa de criptomonedas, en momentos en que un alza en los precios desata una fiebre por los bitcoins.

La atracción es obvia: Un bitcoin valía menos de 1.000 dólares al comenzar el año. El precio del bitcoin se disparó más de 20% desde la noche del jueves, al rebasar los 17.000 dólares, antes de caer a 15,418.19 para el final del viernes.

El regulador financiero de Corea del Sur informó el viernes que descartó el uso de bitcoins para productos derivados. La decisión prohíbe efectivamente invertir en futuros de bitcoins que comenzarán a venderse en el mercado en Chicago este fin de semana.

Es parte de una reacción contra monedas digitales en algunos países asiáticos, incluso en momentos en que Japón adopta su uso.

El portavoz del Banco Central de Indonesia Agusman Zainal dijo el viernes que la autoridad monetaria del país va a emitir una regla que prohíbe el uso de bitcoins como forma de pago para 2018. En estos momentos, está revisando la situación, dijo.

Los surcoreanos tienden a favorecer el uso de la tecnología y estaban acostumbrados a usar efectivo en juegos en internet. Muchos están apostando sus ingresos e inclusos paquetes de jubilación en bitcoins y otras monedas virtuales. El país tiene apenas 50 millones de habitantes, pero representa una quinta parte del comercio mundial en bitcoins.

Mientras tanto, los usuarios surcoreanos de internet se apresuraron a buscar consejos en la web sobre cuáles criptomonedas escoger y cómo descargar las apps que permiten su manejo.

"Las personas probablemente están afectadas por aquellos que dicen que han ganado mucho dinero con los bitcoin", dijo Kim Do-hyung, un joven de 21 años que invirtió en otra criptomoneda llamada stratis. "Los jóvenes no ganamos mucho dinero. Parece dinero fácil", dijo.