El papa Francisco exhortó el viernes a la gente a desterrar los males sociales como la indiferencia y el miedo al extranjero o a todo lo que es distinto, a los que comparó con "virus" que afectan a la sociedad.

Al cumplir con la tradición anual que da inicio a la temporada festiva de fin de año en la Escalinata Española, el pontífice rezó para que la gente desarrolle "anticuerpos" contra los males sociales como "resignarse a la degradación ambiental y ética".

En su discurso, en forma de oración a la Virgen María, habló de males sociales como "la indiferencia que dice 'no es problema mío', la violencia cívica que desprecia el bien común, el miedo a lo que es distinto y al extranjero".

También aludió a la lucha de los que "emigraron aquí desde tierras de guerra y hambre".