El primer ministro de Líbano pidió el viernes apoyo a las potencias mundiales durante una reunión convocada por Francia para respaldar las instituciones del país a fin de salir de una extraña crisis política con repercusiones en la región y el mundo.

Poco antes de la reunión, el presidente francés Emmanuel Macron pidió a los países de Medio Oriente que se abstengan de interferir en los asuntos internos libaneses y el secretario de Estado estadounidense Rex Tillerson expresó el apoyo de Washington a la "soberanía, estabilidad e independencia" de Líbano.

Últimamente Líbano ha llamado la atención en el mundo como un país estable en una región alborotada por guerras y conflictos.

Los gobernantes del pequeño país del Mediterráneo dicen que se han ganado el apoyo mundial al sobrellevar el costo de recibir a los refugiados sirios, que según la ONU suman 1 millón, casi la cuarta parte de la población libanesa.

"La estabilidad de Líbano depende necesariamente de su capacidad de afrontar los retos económicos y sociales derivados esencialmente de la crisis siria", dijo el primer ministro Saad Hariri al iniciar la cumbre.

Pidió inversiones, apoyo a los servicios de seguridad y una solución para la cuestión de los refugiados, que domina la política interior desde 2012.

Es la primera reunión importante de las potencias para discutir el futuro de Líbano desde la crisis provocada por la renuncia intempestiva de Hariri el mes pasado, cuando se encontraba en Arabia Saudí. Parecía una medida orquestada por el reino como mensaje a su rival regional Irán para que imponga límites a su representante libanés, la milicia chií Jezbolá.

Hariri, quien tiene el respaldo de Arabia Saudí, provocó una crisis con su renuncia y renoivó un enérgico debate sobre la injerencia extranjera. Los fondos, la seguridad y la influencia de los partidos políticos libaneses dependen en buena medida del apoyo exterior.

Esta semana retiró oficialmente su renuncia y anunció que los partidos libaneses habían acordado distanciar al país de los conflictos regionales, en particular la guerra en la vecina Siria.