Los cultivos de coca en Perú aumentaron por primera vez en cinco años durante 2016 en consonancia con el incremento de la demanda de cocaína en el mercado mundial, indicó el martes un informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

El documento destacó que el área cultivada pasó de 40.300 hectáreas en 2015 a 43.900 el año pasado, un incremento del 9%, que representan una producción potencial de hoja de coca de 105.960 toneladas de las cuales 95.069 toneladas van a la producción de cocaína.

También se observó un aumento de los cultivos en Colombia y Bolivia. Entre los tres países sumaron el año pasado 213.000 hectáreas, un 36% más que en 2015, agregó el informe elaborado en conjunto con la oficina peruana Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas.

“El aumento coincide con el crecimiento del mercado mundial de cocaína... (con) niveles récord de incautaciones, un mayor consumo de cocaína en América del Norte, Europa y la expansión del tráfico a Asia”, dijo el documento.

Cuatro departamentos peruanos representan aproximadamente 84% de la superficie total de cultivos: Cusco, Ayacucho, Puno y Junín.

Los productos ilegales procesados a partir de la hoja de coca también aumentaron de precio en 2016 en un promedio de 14% hasta llegar a 847 dólares el kilo de pasta base de cocaína y a 1.289 dólares el clorhidrato de cocaína.

Durante el período 2010-2017 el principal destino de la cocaína en América del Norte fue Estados Unidos, seguido por México y Canadá, mientras que en Sudamérica fue Brasil, a su vez el país de partida y tránsito más importante para los envíos de cocaína a Asia.

Perú había logrado un permanente incremento de la erradicación de cultivos de coca entre 2012 y 2015 pero en 2016 sufrió un retroceso.