Los bolivianos acudían a las urnas el domingo para elegir a jueces y magistrados en un caldeado clima político tras el polémico fallo judicial que permite al presidente Evo Morales postularse a un cuarto mandato a pesar de estar inhabilitado por la Constitución que el propio mandatario impulsó.

El fallo del Tribunal Constitución al que los opositores acusan de estar sometido al gobierno, ha unido a la fragmentada y débil oposición cuyos líderes llamaron a votar nulo o en blanco en rechazo a la relección de Morales quien en enero cumplirá 12 años en el poder.

Esta elección será indirectamente un plebiscito sobre Morales, ha dicho el alcalde de La Paz, Luis Revilla, del opositor Soberanía y Libertad (SOLBO). La oposición podría salir fortalecida, si se cumplen los sondeos preelectorales que dan ganador al voto nulo y blanco, según los analistas.

Morales cambió la Constitución en 2009, la cual sólo permite una relección continua del presidente, e incluyó la elección por voto popular de jueces y magistrados en un intento por cambiar la justicia. Pero el descrédito se ahondó más por la corrupción, la mora judicial y el sometimiento de la magistratura al poder político, según diversos estudios.

Es la segunda vez que se elige a magistrados y jueces en sufragio.

Bolivia ocupa el penúltimo lugar en Sudamérica, sólo supera a Venezuela, en una lista de 113 países sobre calidad de la administración judicial elaborado el año pasado por World Justice Projet (WJP), organización independiente que promueve el estado de derecho en el mundo. Uruguay, Costa Rica y Chile son los países mejor calificados en el continente.

Una encuesta de septiembre pasado indicó que un 73% de los bolivianos piensa que la justicia está sometida al gobierno y sólo un 16% opinó que es independiente.

Los 94 candidatos al Tribunal Constitucional, Tribunal Supremo de Justicia, Consejo de la Magistratura y Tribunal Agroambiental fueron elegidos por la Asamblea Legislativa dominada por el gobernante Movimiento al Socialismo (MAS).

Serán elegidos en total 26 magistrados con el número de votos que obtengan, pero los resultados oficiales de la elección no serán conocidos el domingo, dijo el órgano electoral.

La policía movilizó a casi todos sus efectivos para prevenir eventuales protestas callejeras como las que han tenido lugar esta semana en rechazo al fallo del Tribunal Constitucional para permitir una nueva reelección de Morales.