Emiratos Árabes Unidos negó el domingo la reivindicación de los rebeldes chiíes de Yemen, que dijeron haber perpetrado un ataque con un misil contra una planta nuclear en construcción.

Los rebeldes, conocidos como hutíes, afirmaron antes el domingo que lanzaron un misil hacia la planta en Abu Dabi, en el primer ataque de este tipo hacia el país.

"La Autoridad Nacional de Emergencias, Gestión de Crisis y Desastres niega la afirmación de que hutíes dispararon un misil hacia el país”, dijo la agencia estatal de noticias emiratí WAM. "EAU posee un sistema de defensa antiaéreo capaz de enfrentar cualquier amenaza”.

La planta nuclear está también bien protegida, agregó el comunicado.

The National, un diario progubernamental de Abu Dabi, reportó que los trabajos en la planta de Barakah "no se vieron afectados el domingo, mientras fuentes sobre el terreno confirmaron que no hubo signos de un ataque a la estructura”, agregó sin ofrecer más detalles.

Las instalaciones nucleares de Barakah, de 20.000 millones de dólares, está en el extremo occidental del desierto de Abu Dabi. Está previsto que el primero de sus cuatro reactores, que se está construyendo cerca de la frontera de Emiratos y Arabia Saudí, entre en funcionamiento en 2018.

Los rebeldes atacaron el mes pasado la capital saudí, Riad, con un misil balístico que fue interceptado por las defensas aéreas del reino. Fue el proyectil que más se adentró en territorio saudí desde el inicio de la guerra entre la coalición liderada por el país y los hutíes y sus aliados en marzo de 2015.

La reivindicación del domingo se produce en medio de intensos combates en la capital de Yemen, Saná, donde los hutíes se enfrentan a combatientes leales al expresidente del país, Ali Abdullah Saleh, por quinto día consecutivo, poniendo en peligro la alianza entre los dos grupos.

Los hutíes han acusado a Saleh de forjar pactos con la coalición saudí, que ha librado una campaña aérea contra la coalición rebelde durante casi tres años.

Desde el inicio de estos enfrentamientos, la coalición de Riad atacó a los hutíes y respaldó a los partidarios de Saleh para que controlen Saná. Emiratos es un miembro activo de la coalición y sus fuerzas se han centrado en asegurar el sur de Yemen.

Al menos un centenar de soldados emiratíes han muerto en la guerra, que comenzó para expulsar a los hutíes de Saná después de que tomaron la capital y forzaron la marcha del presidente respaldado por la comunidad internacional.

Arabia Saudí acusó a Irán de abastecer a los hutíes de misiles, incluyendo el que se utilizó en el ataque del 4 de noviembre sobre Riad. Tanto los rebeldes como Teherán niegan la acusación.

___

Los periodistas de The Associated Press Maggie Michael en El Cairo y Ahmed Al-Haj en Saná, Yemen, contribuyeron a este despacho.