Residentes de los Cayos de Florida rociaron ron sobre banderines de alerta y los quemaron para celebrar el fin de la fuerte temporada de huracanes.

La celebración del jueves por la noche marcó el fin de meses agitados en que los huracanes Harvey, Irma y María azotaran partes de Estados Unidos y Puerto Rico.

Los efectos de Irma fueron variados en los Cayos. La mayoría de los residentes y negocios de Cayo Largo y Cayo Hueso resultaron poco afectados o ya se han recuperado. En otras partes de la cadena de islas, especialmente en la región de Cayo Big Pine, la reconstrucción ha sido mucho más lenta.

La ceremonia de quema de banderines atrajo a unas 400 personas e incluyó un discurso del director de manejo de emergencias de los Cayos, quien elogió la perseverancia y el coraje de los residentes del área.