Los republicanos en el Senado de Estados Unidos dijeron el viernes que tienen suficientes votos para aprobar la reforma al sistema de impuestos, lo que parece indicar que aplacaron las dudas de algunos legisladores que se estaban resistiendo.

"Estamos confiados en que tenemos los 50 votos necesarios y nos gustaría tener más", dijo a reporteros el segundo líder de los republicanos en la cámara alta, John Cornyn.

Debido a que los republicanos tienen una mayoría de 52 votos en el Senado y a que los 48 demócratas están unidos en su oposición, el partido de gobierno necesitaría un mínimo de 50 para aprobar la propuesta. Cualquier empate sería resuelto por el voto del vicepresidente Mike Pence.

La medida cobró impulso el viernes cuando el senador republicano Ron Johnson dijo que votaría a favor. En una entrevista con una emisora de radio, Johnson dijo que los jefes del partido habían accedido a ampliar las exenciones fiscales para las empresas, algo que él ha estado pidiendo desde hace varias semanas.

"Les pedí que me prometieran y me lo prometieron, que yo estaré en la mesa de negociaciones" cuando se forje una versión de la propuesta entre las dos cámaras, dijo Johnson en referencia a un cónclave republicano el jueves a la noche.

Los republicanos ansían lograr la unanimidad y Cornyn advirtió que continúan tratando de convencer a dos legisladores disidentes: Bob Corker de Tennessee y Jeff Flake de Arizona.

La reforma fiscal, a un costo de 1,4 billones de dólares, sería la primera reestructuración del sistema de impuestos de Estados Unidos en tres décadas y un importante logro legislativo para el presidente Donald Trump.

Los demócratas y muchos expertos consideran se oponen a la medida, al considerar que favorece desproporcionadamente a las grandes corporaciones y a los más adinerados, a expensas de la población de menos recursos.

La propuesta parecía estar al borde de la aprobación el jueves, hasta que una comisión del Congreso publicó un estudio estimando que la medida ocasionaría déficits presupuestarios de 1 billón de dólares en la próxima década.

Los republicanos insisten en que los recortes de impuestos estimularán a la economía y que con eso se saldarían las cuentas, pero el nuevo cálculo despertó reservas en varios republicanos entre ellos Corker y Flake.

Otra disidente es la senadora republicana Susan Collins, quien propuso una enmienda para que los propietarios de viviendas puedan deducir hasta 10.000 dólares en sus impuestos. Si ello no es aprobado, dijo Collins, "sería muy problemático para mí" votar a favor.

___

Contribuyeron a este despacho los periodistas de The Associated Press Alan Fram y Andrew Taylor.

___

Stephen Ohlemacher en Twitter: http://twitter.com/stephenatap