Los propietarios de armas de fuego en Connecticut se apresuran a registrar fusiles de asalto y cargadores de gran capacidad que a partir del año próximo serán considerados contrabando ilegal.

Parece que esas personas estaban postergando hacerlo en anticipación a una posible decisión (para revertir la ley) o algo así

En días recientes la gente ha estado haciendo fila desde temprano en las oficinas del Departamento de Servicios de Emergencia y Protección Pública en Middletown, con el fin de entregar solicitudes de certificados para armas automáticas y formas de declaración de cartucheras de alta capacidad de forma que puedan conservarlos legalmente.

Bajo una ley de control de armas de amplio rango aprobada este año a raíz de la masacre en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, los dueños de armas tienen hasta el martes para presentar los documentos.

Michael Lawlor, subsecretario del gobernador Dannel P. Malloy para justicia penal, pronosticó una oleada de registros en los últimos días del 2013.

"Parece que esas personas estaban postergando hacerlo en anticipación a una posible decisión (para revertir la ley) o algo así", dijo Lawlor, refiriéndose a los desafíos legales pendientes a la ley estatal, que expandió la definición de fusiles de asalto en Connecticut con el fin de incluir más armas prohibidas.

La legislación también prohíbe la venta y compra de cargadores con capacidad para 10 o más proyectiles. Al igual que las armas de asalto recién definidas, los dueños pueden retener legalmente los cargadores de alta capacidad que ya posean si los registran ante el estado.

"Una cosa está clara", dijo Lawlor. "Si no lo has registrado, al día siguiente es contrabando totalmente ilegal" a partir del 1 de enero.

Hasta el 1 de enero

La Liga de Defensa de Ciudadanos de Connecticut (CCDL, por sus siglas en inglés), que participa en la batalla legal contra la ley, ha estado trabajando para recordarle a los dueños de armas la fecha de vencimiento del plazo para su registro.

Muchas personas aún no están al tanto de la ley, o de la fecha precisa de implementación

"Muchas personas aún no están al tanto de la ley, o de la fecha precisa de implementación", dijo Scott Wilson, presidente de la liga. "Aunque la CCDL considera firmemente que la ley es inconstitucional, queremos asegurarnos de que los propietarios de armas respetuosos del derecho no se conviertan en delincuentes el 1 de enero".

Wilson dijo a que su organización le preocupa particularmente que no se den cuenta de que están afectadas por la ley porque muchos cargadores de más de 10 proyectiles para pistolas y fusiles semiautomáticos fueron vendidos junto con las armas antes del 4 de abril, el último día en que la gente pudo comprar o vender esas armas y cargadores legalmente en Connecticut. Hay excepciones para policías, militares y otros.

Wilson ha estimado que pudiera haber hasta 20.000 armas en el estado afectadas por la nueva ley.

Bajo la nueva legislación, los cargadores de alta capacidad registrados pueden ser mantenidos completamente cargados en la vivienda del dueño. También pueden ser trasladados a un campo de tiro o club de armas y ser cargados allí. Los activistas tienen esperanzas de que, a la larga, la ley haga que la gente entregue los cargadores.

"Pienso que, con el tiempo, va a haber menos y menos de esos en circulación", dijo Lawlor.