Transgénero
Cartel en una manifestación por los derechos de las personas transgénero. TIM EVANSON / WIKIPEDIA

Los distritos escolares de California están preparándose para adaptar sus instalaciones y normas a la nueva ley que ampara los derechos de los estudiantes transgénero en educación primaria y secundaria que entrará en vigor, si nada lo impide, este 1 de enero.

No sabemos qué va pasar cuando los niños regresen de sus vacaciones navideñasLos planteles trabajan a ritmo frenético revisando la disposición de los vestuarios, programando capacitación de sensibilización para entrenadores, evaluando quién dormirá en qué sitio en las excursiones escolares y reconsiderando códigos de vestimenta para los más grandes para cumplir con la legislación.

La ley, la primera que requerirá a las escuelas públicas permitir a los niños utilizar instalaciones segregadas por sexo y participar en actividades de su preferencia específicas del género, podría ser suspendida a días de que entre en vigor el 1 de enero si un referendo para anularla califica para las votaciones de noviembre.

Firmas para un refrendo

Para que la gente pueda votar por la ley, que fue aprobada por la legislatura y promulgada por el gobernador Jerry Brown, una coalición de grupos conservadores llamada Privacidad para Todos los Estudiantes, ha juntado cientos de miles de firmas. Los condados tienen hasta el 8 de enero para verificarlas a través de un sistema aleatorio.

¿Vamos a tener niñas platicando en el baño mientras entra un niño?Dependiendo de cuántas firmas sean encontradas válidas, el secretario de estado aprobará el referendo, determinará si fracasó u ordenará que se revise cada firma.

"No sabemos qué va pasar cuando los niños regresen de sus vacaciones navideñas", dijo el senador republicano Steve Knight, quien votó contra la ley. "¿Vamos a tener niñas de 15 años platicando en el baño mientras entra un niño? ¿Qué harán? ¿Gritar? ¿Correr?".

La Asociación de Juntas Escolares de California está actuando bajo la premisa de que la ley se impondrá y que incluso si no, existen leyes estatales y federales contra la discriminación, así como las normas de la Federación Interescolar de California que datan de años y bajo las cuales lo atletas pueden solicitar jugar en un equipo que no corresponda con su sexo biológico y que ya cumplen las escuelas para acomodar a los estudiantes transgénero.

Estudiantes incómodas

La asociación ha aconsejado a las escuelas manejar las solicitudes caso por caso y con la participación de los padres de ser posible, pero también estar preparadas para hacer arreglos particulares tanto para los estudiantes transgénero como para los alumnos que se nieguen a estar en los vestuarios con ellos.

Pero una madre de familia, Christy Musser planea sacar de las escuelas públicas del sur de California a dos de sus tres hijos. El mayor se quedará en una preparatoria, donde le falta un año para graduarse pero dijo que su hija que está en octavo grado se siente tan incómoda ante la posibilidad de que un estudiante transgénero comparta con ella el baño o el vestidor, que eso la llevó a distribuir panfletos acerca del referendo en la escuela.