En el campo de tiro de la academia de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos en Virginia, un entrenador gritó un nombre, que era compartido por dos de los aprendices.

Página 1 de 7