Como si el terremoto de 7,2 de magnitud que sacudió Haití, una tormenta tropical y la pandemia de coronavirus no fuesen suficiente, el sismo dañó la única planta de oxígeno en el sur del país.

Página 1 de 10