• Tras varios escándalos, el consejo municipal lo despojó de muchas de sus facultades.
  • Recortó el presupuesto de su oficina y permitió que su personal se una al vicealcalde.
  • Ya no tiene ningún poder legislativo, pero mantiene su capacidad de representar a Toronto en las funciones oficiales.