Las disputas internas derivaron en una pelea con palos y puñetazos entre miembros del partido mexicano que gobernó el país con mano firme durante siete décadas hasta perder la presidencia en 2000.