• El músico británico, que debía inaugurar el Festival de Cap Roig el 20 de julio, se ha visto forzado a suspender toda su gira europea.
  • Ha confesado que podría haber muerto "en cualquier momento"  por no hacer caso del dolor que padecía, y que se trataba de apendicitis.
  • El portavoz de la oficina del artista ha confirmado que no volverá a viajar hasta que se haya recuperado totalmente de la cirugía y de los daños ocasionados.
  • El director del festival de Cap Roig admite que esta cancelación "ha sido un duro golpe" y descartan buscar un sustituto.

Página 1 de 2