• Algunos directivos del organismo objetaron enérgicamente el programa de espionaje telefónico, de acuerdo con agentes en actividad y retirados.
  • Afirmaban que ayudaba poco a detener complots terroristas.
  • La NSA conservaba archivos de llamadas íntimas de estadounidenses, a psiquiatras, amantes o consultorios para suicidas, se reveló.