El reo mexicano hace una llamada desde su prisión en Texas.
  • Cuando un guardián le preguntó si tenía una última declaración, musitó "no" y movió la cabeza.
  • Fue declarado muerto 17 minutos después de que le administraron la sustancia, a las 9:32 de la noche.
  • Con esta acción, Texas desatendió las recomendaciones de organismos de derechos humanos y de los gobiernos de México y Estados Unidos.